Mecanismos de Defensa

 1

 1

REPRESIÓN

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!…
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero…
-la tarde cayendo está-.
“En el corazón tenía
“la espina de una pasión;
“logré arrancármela un día:
“ya no siento el corazón”.

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
“Aguda espina dorada,
“quién te pudiera sentir
“en el corazón clavada”.

(Antonio Machado, 1875-1939)

 

 CONFLUENCIA

LA CELESTINA (Fragmento)

 

SEMPRONIO.- ¡Algo es lo que digo! ¡A más ha de ir este hecho! No basta loco, sino hereje. […] ¿Tú no eres cristiano?

CALISTO.- ¿Yo? Melibeo soy, y a Melibea adoro, y en Melibea creo, y a Melibea amo.

SEMPRONIO.-Tú te lo dirás. Como Melibea es grande, no cabe en el corazón de mi amo, que por la boca le sale a borbollones. No es más menester, bien sé de qué pie cojeas […].

CALISTO.- ¿Qué me reprobas?

SEMPRONIO.- Que sometes la dignidad del hombre a la imperfección de la flaca mujer

CALISTO.- ¿Mujer? ¡Oh grosero! ¡Dios, Dios!

SEMPRONIO.- ¿Y así lo crees, o burlas?

CALISTO.- ¿Que burlo? Por Dios la creo, por Dios la confieso, y no creo que hay otro soberano en el cielo, aunque entre nosotros mora.

 (Francisco de Rojas 1607-1648)

 

RETROFLEXIÓN

EL SUICIDA

(Se quitó el cinturón primeramente.)

No creía en las cosas

más que existiendo en su conciencia.

Las flores, las ciudades,

el mar, los hombres…,

él era todo,

el único existente,

la sola realidad.

 

(Se ahorcó colgando el cinturón

de la cancela de su casa).

 

Y doblemente fue maldito, porque

se mató

aún a sabiendas que con él mataba

a los hombres, al mar,

a las flores, a las ciudades

y a Dios.

 (Manuel Mantero, 1930…)

 

INTROYECCIÓN

Original en catalán

L’ANY VINENT

L’any vinent ja ningú no es fixarà en nosaltres.

Ara som nou vinguts i ens miren amb menyspreu

fins i tot els que tenen quaranta anys de costum

i ja res no els altera.

Tenim un aire atordit i tenaç

que fa riure les dones

i no gosem apenes girar el cap

per por a perdre l’equilibri.

 

D’ací a un any, però, ja heurem mudat la pell,

durem la roba amb més desimboltura,

empaitarem les noies

i haurem après a dir paraules dures

sense sentir que ens tremolen les cames.

Aleshores serà el momento d’esperar els altres,

els nou vinguts de torn per tal d’entrar en el joc

formant part ja per sempre del bàndol que odiàvem,

el momento d’assajar formes noves

per guanyar l’afalac d’una rialla

d’estúpida complicitat,

o tal volta un renec sorollós de sorpresa.

I envellirem de pressa,

cal res no cansa tant com assolir

en un sol any tot allò que anhelàvem.

(Miquel Martí i Pol,1929-2003)

 

Traducción en castellano:

EL AÑO QUE VIENE

El año que viene ya nadie se fijará en nosotros.

Ahora somos unos recién llegados y nos miran con desprecio

hasta los que llevan aquí cuarenta años

y nada les altera.

Tenemos un aire aturdido y tenaz

que hace reír a las mujeres

y apenas nos atrevemos a volver la cabeza

por miedo a perder el equilibrio.

 

De aquí a un año, sin embargo, ya habremos mudado la piel,

llevaremos la ropa con más desenvoltura,

perseguiremos a las chicas

y habremos aprendido a decir palabras duras

sin sentir que nos tiemblan las piernas.

Entonces será el momento de esperar a los otros,

los recién llegados de turno, para entrar en el juego

formando parte ya por siempre del bando que odiábamos,

el momento de ensayar formas nuevas

para ganarse el halago de una carcajada

de estúpida complicidad,

o acaso una ruidosa maldición de sorpresa.

 

Y envejeceremos deprisa,

porque nada cansa tanto como conseguir

en un solo año todo aquello que anhelábamos.

 

 

 

Comments are closed.